TRATAMIENTO DE LA BRUCELOSIS »

La brucelosis es una enfermedad infecciosa producida por la bacteria denominada Brucella, la cual es transmitida por animales infectados, y muy especialmente por el consumo de sus carnes y productos derivados. Esta afección puede resultar en graves complicaciones si no se le presta el debido cuidado, de modo que, a continuación, explicaremos en qué consiste el tratamiento de la brucelosis y todo lo que este implica.

En qué consiste el tratamiento de la brucelosis

El tratamiento de la brucelosis está especialmente indicado para atacar a la bacteria Brucella y eliminar así los síntomas que la misma produce al alojarse en el organismo, tales como dolor abdominal, dolor de espalda, cansancio  y fatiga, escalofríos, sudoración excesiva, migrañas, dolores musculares, entre otros.

Básicamente, el procedimiento involucra la administración de doxiciclina más rifampicina, un aminoglucósido o ciprofloxacina.

El paciente afectado debe reducir lo más que se pueda su nivel de actividad mientras la enfermedad está en su etapa aguda, tomando reposo en cama durante los episodios de fiebre.

Para los dolores musculares y articulares, sobre todo aquellos que se presentan en la espalda, se puede requerir el uso de analgésicos, y en aquellos pacientes que presentan endocarditis como complicación de la Brucelosis, es comúnmente necesaria la intervención quirúrgica sumada a terapia antibiótica.

Cuando se recetan antibióticos, el tratamiento de la brucelosis suele ser de elección combinada y durar entre unas 3 y 6 semanas aproximadamente. Sin embargo, cuando se administra tratamiento a base de antibióticos para tratar la enfermedad, entre un 5 y un 15% de los pacientes afectados tienen recaídas, de modo que deben permanecer bajo vigilancia médica y con títulos serológicos constantes a lo largo de un año.

Elección del mejor tratamiento de la brucelosis

Al momento de determinar qué medidas son las más adecuadas para tratar la enfermedad, es necesario asistir a consulta médica y practicarse los debidos análisis y evaluaciones que ayuden a determinar el nivel de gravedad de la patología, para así seleccionar el tratamiento de la brucelosis que resulte más efectivo.

Por tal motivo, antes de recurrir a la automedicación, consulte con su médico y siga sus indicaciones para garantizar su salud y bienestar.