DIAGNÓSTICO DE LA BRUCELOSIS

La brucelosis constituye una enfermedad de tipo infeccioso que viene dada por la bacteria conocida como “Brucella”, cuya transmisión se lleva a cabo por el contacto con animales infectados, incluyendo el consumo de sus carnes y productos derivados. En ocasiones, esta enfermedad puede pasar desapercibida, confundiéndose sus síntomas con un malestar general o cualquier otro tipo de problema. Es por ello que se requiere del diagnóstico de la brucelosis para poder determinar si se trata o no de una infección por esta bacteria y, así, propiciar la mejoría del paciente a través del tratamiento.

En qué consiste el diagnóstico de la brucelosis

En vista de que esta enfermedad presenta múltiples síntomas, resultan algo complicadas su detección e identificación. Sin embargo, el paciente puede suministrar datos que han de servir para el diagnóstico de la brucelosis, tales como el lugar de residencia o de trabajo.

En los lugares endémicos, los médicos especialistas están familiarizados con esta enfermedad, por lo que el diagnóstico de la misma suele ser rápido y acertado.

Para detectar la presencia de la bacteria Brucella en el organismo, es necesaria la realización de un análisis de laboratorio, el cual permitirá conocer de manera clara y puntual a qué se debe el desarrollo de esta afección. Para ello, se toma una muestra de sangre y se efectúa un cultivo que, inicialmente, sirve para determinar si existen o no bacterias en la sangre.

Si se identifica la presencia de colonias en el torrente sanguíneo, podrá determinarse si se trata o no de la bacteria Brucella, considerando su aspecto. Adicionalmente, se puede tomar una muestra del cultivo para su observación, así como realizar ciertas pruebas bioquímicas que ofrecerán los datos necesarios para confirmar o negar el diagnóstico de la brucelosis.

Qué hacer posterior al diagnóstico de la brucelosis

Una vez que haya sido confirmado el diagnóstico de la brucelosis, deberá cumplirse a cabalidad con las indicaciones ofrecidas por el médico o especialista, quien estará en la capacidad de recetar el tratamiento más oportuno, habiendo evaluado la condición del paciente y la gravedad del asunto.

Si usted sospecha de tener brucelosis, no dude en consultar con su médico para recibir el debido diagnóstico.